El lanzamiento de un producto no debe dejar fuera o dar menor importancia al envase que lo va a contener.

Ya hace varios años desde que el envase dejó de ser sólo un contenedor, y se convirtió en parte importante de la estrategia de mercadotecnia, así como un factor decisivo en la compra de tal o cual artículo.

El envase, pues, debe cumplir con requisitos funcionales es decir, debe proteger de elementos externos al producto, buena ergonométria y que ofrezca un contenido apropiado con información correcta.

A continuación, te compartimos 9 aspectos a considerar en el momento de elegir el envase para tus productos.


1.TAMAÑO Y VOLUMEN

Dependiendo del producto a envasar, es primordial seleccionar un tamaño específico con una forma adecuada, que sea de fácil manejo y que sobre todo, cumpla con su función de envase.  Otro aspecto significativo será analizar los productos de nuestra competencia directa y estudiar la forma en la que se presentan al mercado.


2.EL MATERIAL Y SU CALIDAD

Una vez escogido el material, el envase deberá pasar distintos controles sanitarios y de calidad como la resistencia en diferencias de presión, de vacío, la presión interna y de presión externas. Seguidamente se detallan los 4 materiales más utilizados en el sector del envase y del embalaje:


Plástico: presenta multitud de ventajas ya que con él, podemos elegir distintas formas de envase, es muy resistente a los golpes y a las roturas, cómodo de utilizar, económico y de fácil transporte. Asimismo, los plásticos son aislantes térmicos y eléctricos, por lo que la corriente no se conduce a través de ellos.

Papel o cartón: es el material más ecológico de todos ya que es 100% reciclable. Actualmente ha crecido muchísimo la demanda de este elemento ya que los usuarios están cada vez más concienciados con la importancia de cuidar al planeta y al medio ambiente.

Aluminio: de igual modo que con el plástico y el papel, se puede reciclar y reutilizar. Es un material rígido, ligero e impermeable con fantásticas propiedades que protegen los productos de la luz, la humedad, el oxígeno y los microorganismos. Aunque presenta algunos inconvenientes: como la deformación o el deterioro del envase si recibe algún golpe, tiene un alto coste y los consumidores no pueden ver el producto en su interior.

Vidrio: ideal para mantener la temperatura del producto. Muy utilizado para líquidos y para aquellos productos que requieran un packaging
elegante y distintivo. También es 100% reciclable, aunque hay que ir con cuidado porque si recibe algún golpe, se rompe fácilmente por lo que es importante asegurarse de usar un envase apropiado que consiga amortiguar caídas y sea a prueba de posibles golpes durante su transporte.


3.ERGONOMÍA

Que se pueda manejar de una manera sencilla y cómoda, que sea de fácil apertura y cierre y además, que se pueda transportar y almacenar adecuadamente. Haz clic aquí si quieres conocer más aspectos de la ergonomía de un producto.


4.TIPO DE IMPRESIÓN

Habrá que analizar el sistema de impresión más adecuado para tu producto. Por ejemplo, si has elegido un envase flexible, existen distintos métodos de impresión como el huecograbado o la flexografía. En este artículo que publicamos hace un tiempo, encontrarás más información al respecto.


5.DISEÑO

Un buen diseño de packaging
servirá para destacar tu marca por encima de los demás productos en el lineal del supermercado. Es vital la elección de los colores, la tipografía y sobre todo que el diseño sea creativo para captar la atención. Habrá que incluir el logotipo y slogan de la empresa para conseguir que los consumidores se acuerden de tu marca.


6.COMUNICACIÓN

El envase debe informar al usuario sobre las características y propiedades del mismo, mostrar sus ingredientes, consejos de consumo o aplicación, información de la empresa y sobre todo mencionar las fechas de caducidad o de consumo preferente.


7.CONSERVACIÓN Y SEGURIDAD

Conservar y proteger las propiedades y características del producto y evitar cualquier alteración. Es fundamental que el envase este limpio y que no deje olores ni sabores raros a los productos de alimentación.


8.SOSTENIBILIDAD

Que la empresa tenga presente el concepto” bio-friendly” es decir, que respete al medio ambiente y que el envase elegido se pueda reciclar, reutilizar y sea lo menos contaminante posible para proteger nuestra capa de ozono. Es urgente, también, frenar el continuo abuso en materia de desechos y reducir el derroche de materias primas.


9.COSTE

Antes de lanzar el producto al mercado, hay que realizar un análisis exhaustivo de costes en cuanto a la fabricación, etiquetado, distribución y comercialización de este.



*Fuente: Envasados a Terceros