El sistema de cierre, para cualquier tipo de producto, es una parte importante pues permite que el contenido no se derrame ni se estropee, además de permitirnos una correcta administración del producto.

En el caso de envases cosméticos, la mejor opción es el cierre hermético, el cual impide que entre el aire en el producto y se contamine. Es importante tener en cuenta para este tipo de empaque, un dosificador para no desaprovechar el contenido.







  1. 1. TAPAS FLIP FLOP: Aunque han sido desplazadas por las tapas Disc top, aún hay productos que, por necesidad, las siguen usando.






  1. 2. TAPAS DISC TOP: Se caracterizan por su disco que, al ser presionado, por un lado, se levanta por el otro para ser abierto y permitir dispensar el producto. Tienen mayor durabilidad y resistencia que las flip top pues son menos delicadas.






  1. 3. PIPETA O CUENTAGOTAS: Un cuentagotas o gotero es un tubo hueco terminado en su parte inferior en forma cónica y cerrado por la parte superior por una perilla o dedal de goma. Se utiliza para administrar pequeñas cantidades de líquido vertiéndolo gota a gota.






  1. 4. BOMBAS ATOMIZADORAS DE VÁLVULA: Este tipo de cierre se utiliza para productos líquidos cuando se necesita producir una fina pulverización del producto.






  1. 5. PISTOLAS ATOMIZADORAS: tienen prácticamente el mismo uso y función que las bombas atomizadoras, solo cambia la estética del envase y la capacidad. Generalmente, para envases de mayor capacidad, se usa la pistola atomizadora ya que permite un manejo más fácil del envase y es más cómodo para pulverizar el producto.






  1. 6. BOMBAS DISPENSADORAS: Son aptas para su uso en productos viscosos, tales como cremas, geles, jabones…






  1. 7. OPÉRCULOS O SELLOS: Dentro de este tipo de cierre podemos encontrar varios tipos:

1/ Los sellos u opérculos sensitivos: Se aplican fácilmente, no es necesaria ninguna herramienta especial. La forma de poner este sistema de cierre es cerrando la tapa del envase a presión, quedando pegados a la boca de la botella.


2/ Los sellos u opérculos espumados: La función principal que tienen es la de dar un mejor sellado al envase. No sirven como sellos de seguridad como los sensitivos pues no cuentan con adhesivo, sólo se colocan en la parte interior de la tapa y se quedan en ese lugar.


Los sellos u opérculos inductivos son aquellos que presentan un color aluminio por uno o ambos lados y cuentan con una película plástica que, con ayuda de una máquina de inducción, logra el sellado.


*Fuente: Bull Estética